Hijos que agreden a sus padres

¿Cómo es posible que un hijo pegue y maltrate a sus padres, cómo se ha llegado a esta situación? Javier Urra contesta: “A veces los hijos se convierten en una pesadilla cotidiana…Antes de llegar a la agresión física muchos padres soportan vejaciones, insultos, gritos, chantajes emocionales, amenazas…La dureza emocional crece, la tiranía se aprende si no se le pone límites. Hay niños insufribles por culpa de unos padres que no ponen coto a sus desmanes (hay niños de 7 años y menos que dan puntapiés a las madres y éstas solo dicen `no se hace´ mientras sonríen; o que estrellan en el suelo el bocadillo que le han preparado y posteriormente le compran un bollo). A las penosas situaciones en que un hijo arremete a su progenitor no se llega por ser un perverso moral, ni un psicópata, sino por la ociosidad no canalizada, la demanda perentoria de dinero, la presión del grupo de iguales, pero básicamente por el fracaso educativo, en especial en la trasmisión del respeto.

Existen además distintos miedos por parte de los padres: el del padre a enfrentarse con el hijo, el de la madre al enfrentamiento padre-hijo; el de los ciudadanos a recriminar a los jóvenes violentos (atonía social).

CARACTERÍSTICAS DE QUIEN VIOLENTA A SUS PADRES:
- Generalmente no son adolescentes delincuentes. No proceden de una familia marginal, los padres tienen titulaciones universitarias y un buen nivel social.
- En muchas ocasiones han abandonado los estudios, no tienen obligaciones, ni participación en actividades o relaciones interactivas. Muchos se levantan a las 13.00 horas, comen, descansan con una reparadora siesta y a ´dar vueltas con los colegas´.
- 7 de cada 8 son varones, de 12 a 18 años, que arremete primordialmente contra la madre con agresiones verbales y físicas.
- Los padres no han sabido poner límites a los chantajes emocionales de esos hijos desde pequeños, por ser inmaduros, temerosos y fácilmente manipulables.
- Adolecen hasta del intento de comprender qué piensa y siente su interlocutor `domado´ (el padre o la madre).
- Poseen escasa capacidad de introspección y autodominio: ´Me da el punto; me da la vena´. Rechazan el sistema, las autoridades.
- Pueden ser hedonistas-nihilistas que es el más amplío número. Su principio es ´primero yo y luego yo´. Otros son patológicos bien sea por una relación amor-odio madre-hijo.
- Se aprecian en bastantes casos en hijos separados. Procesos dañinos, exclusión del padre, o bien que el padre en el régimen de visitas le indica a su hijo que su ex (se olvida que es la madre de su hijo) se caracteriza por ser tonta, caprichosa, estúpida. Los hay que han aprendido esta violencia porque el padre también pega a la madre.
- En la casi totalidad de los casos, los chicos que agreden a sus padres no niegan la violencia; es más, la relatan con tanta frialdad que impresiona sobremanera.

INTERVENCIÓN
El Código Civil recoge la figura del auxilio a la autoridad, que es la ayuda que pueden solicitar los padres que se sienten impotentes ante sus hijos: red de servicios sociales, juzgados de menores, internamiento con terapia, libertad vigilada, etc…

(Información extraída del libro EDUCAR CON SENTIDO COMÚN) 

hijos que agreden a sus padres

Escrito por

No hay comentarios.

Escriba un comentario

Usted debe registrarse para poder comentar.

cookie directive