MI HIJO Y LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS, cómo prevenir adiciones

PORTADA_NUEVAS_TECNOLOGIAS0001

Ante esta preocupación de muchos padres, Javier Urra en su libro: MI HIJO Y LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS, lanza algunos consejos para padres y educadores de cara a prevenir adiciones y otros problemas en los hijos. 

Por sexting se entiende como el envío de fotos y vídeos eróticos por los distintos canales y redes sociales. El sexting juvenil crece y ni los chicos ni las chicas, ni sus padres, ni las autoridades son aún lo suficientemente conscientes de la necesidad de frenar esta práctica.

Estos son los consejos de Javier Urra: 

* Anticiparse y conocer los intereses y preferencias del ocio de los hijos y compartir con ellos momentos, espacios y actividades de tiempo libre.
* Ofrecer alternativas de ocio: planes con amigos, hacer deporte, música, naturaleza, actividades creativas.
* Favorecer la comunicación familiar jugando a los videojuegos con los hijos y navegando por Internet juntos.
* Pactar con anterioridad, desde el diálogo, qué momentos de la semana o del día se dedicarán a Internet y a jugar.
* Aprender a utilizar las tecnologías de forma crítica.
* Para los educadores y profesores: realizar reflexiones grupales sobre los usos y abusos de las nuevas tecnologías.
* Hacer debates sobre la intimidad on-line. Crear discusiones sobre colgar fotos indiscretas de otros en facebook y toda la clase lo ha visto.
* Distinguir entre afición y adicción y reconocer las principales señales de riesgo.
* Enseñar estrategias para llevar a cabo relaciones personales satisfactorias.
* Internet: hablar de las diferencias entre uso, abuso y adición y formar para proteger la intimidad.
* Teléfono móvil: hacer reflexionar a los adolescentes sobre esa preferencia a hablar por el móvil en lugar de mantener contactos directos que puede dar lugar a carencias personales.

Un niño y adolescentes con autoestima es un factor de protección. Estos niños tienen mayor competencia social, autocontrol y autonomía. Se facilita en el estilo educativo equilibrado de los padres, aquel con valores alto de afecto y comunicación, acompañado de un establecimiento de normas adaptadas a las posibilidades del niño, que da lugar a hijos más maduros, asertivos y responsables.

Por Marta Santín

Escrito por

cookie directive